Durante los meses de calor, no solo los humanos sufrimos la subida de la temperatura, nuestras mascotas son muy sensibles a este cambio por una sencilla razón: Ellos no sudan, de forma que no pueden eliminar el calor de la piel de la misma manera que lo hacemos los humanos.

Pero ¿Cómo reconocer que mi perro está sufriendo un golpe de calor? Pon atención a las siguientes señales:

  • Dificultad en la respiración que puede percibirse a simple vista.
  • Salivación excesiva.
  • Lengua decolorada debido a la deshidratación.
  • Vómitos.
  • Taquicardia.
  • La piel puede tornarse azulada por la pérdida de oxígeno en la sangre.
  • Movimientos torpes, el perro se tambalea y luce débil. En casos más avanzados se presenta pérdida de la conciencia.

Si tu perro sufre un golpe de calor, lo más importante es estabilizar al animal y llevarlo al veterinario. Sigue los siguientes consejos para atender rápidamente a tu mascota:

  1. Comienza por mover a tu mascota hacia un sitio con sombra que sea fresco, para poder ofrecerle los primeros auxilios antes de trasladarlo a un especialista.
  2. Moja el cuerpo de tu perro con agua fresca, en especial su cabeza, si es posible humedece un paño y aplícalo en esta área por algunos segundos y luego retíralo.
  3. Ofrecer agua fresca para que recupere su hidratación, si está muy débil puedes darle cubos de hielo para que se refresque poco a poco.
  4. Ventila su cuerpo, pasando tus manos sobre su pelaje, levantándolo para que corra mejor el aire, especialmente si tu perro tiene pelaje largo.
  5. Espera a que tu mascota se estabilice antes de trasladarlo al veterinario para confirmar que está bien. Si tu perro ha perdido la conciencia, dirígete de inmediato a un especialista para que lo atiendan de emergencia.

Recuerda que un golpe de calor en los perros puede ser mortal, por lo que es fundamental actuar rápido para favorecer su recuperación

Pin It on Pinterest